Problemas y retos en la ganadería porcina

Ya sea en actividades de mantenimiento de cerdas, cerdos de engorde o cría de lechones, es bien sabido que los requisitos burocráticos continúan en aumento cada año. Esto supone que las complicaciones diarias dentro de las granjas corresponden en gran medida a la necesidad de aliviar esta carga burocrática. Además, es necesario que ganaderos tengan la posibilidad de conocer todos los resultados de sus recuentos y registros, ya que, solo mediante la correcta interpretación de los mismos, se pueden tomar las decisiones apropiadas para el futuro. La falta de personal especializado también obstaculiza la adecuada recopilación y evaluación de los datos operativos y en muchas ocasiones da lugar a malentendidos, trabajo ineficaz y desacuerdos que a menudo resultan en grandes costes.

Requisitos burocráticos

 

En los últimos años, se ha producido un claro incremento de la demanda por parte de las instituciones y la sociedad en general para la regulación de actividades dentro de la ganadería porcina y su control, junto al aumento de nivel de transparencia. Esto ha conllevado la implantación de obligaciones documentales y registrales así como regulaciones más estrictas. Los ganaderos deben cumplir con estos requisitos, lo que supone el uso de un tiempo y dinero valiosos que podría ser invertido en actividades más productivas o en la mejora de sus granjas y de su funcionamiento.

Falta de personal especializado

 

Los ganaderos a menudo deben afrontar el problema de que el personal más especializado o formado necesite permanecer en la oficina, encargándose de las diferentes labores administrativas en lugar de dedicar su esfuerzo y tiempo al cuidado y organización de los animales. La mayor parte del trabajo administrativo se traduce en insatisfacción para los trabajadores, especialmente cuando se producen errores y malentendidos que suelen acabar en conflicto.

Inexactitud en los datos

 

A la hora de recopilar datos de manera manual, es lógico que se produzcan eventos y errores inesperados: como que un empleado, por ejemplo, accidentalmente escriba el número incorrecto. Si estos datos son procesados manualmente y utilizados por otro trabajador, las cifras serán interpretadas de manera incorrecta o usadas en un contexto que no corresponde. Así, será prácticamente imposible el correcto uso de datos e implementación de futuras medidas para mejorar el funcionamiento de la empresa.

Cuenta manual de cerdos

 

Contar animales, especialmente lechones, es una tarea aburrida y agotadora para todo criador de cerdos. Las cantidades de cerdos debe ser reportada a las autoridades locales correspondientes y hay muchos puntos críticos en este proceso que pueden causar errores, que pueden ser especialmente costosos durante las ventas de lechones o cerdos. Las tasas de error medias implican que, por ejemplo, una operación de conteo manual supondrá una cantidad oficial de cerdos vendidos de 200 o 201, cuando en realidad 202 cerdos salen de la granja con el comprador.

Permítanos ayudarle a cobrar por todos y cada uno de los cerdos que realmente quiere vender